Entradas para la categoría ‘poemas’

LA PRINCESA ESTÁ TRISTE

martes, diciembre 2nd, 2014

La princesa está triste… ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales.
Parlanchina, la dueña dice cosas banales,
y vestido de rojo piruetea el bufón.
La princesa no ríe, la princesa no siente;
la princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.

¿Piensa, acaso, en el príncipe de Golconda o de China,
o en el que ha detenido su carroza argentina
para ver de sus ojos la dulzura de luz?
¿O en el rey de las islas de las rosas fragantes,
o en el que es soberano de los claros diamantes,
o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?

¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,
tener alas ligeras, bajo el cielo volar;
ir al sol por la escala luminosa de un rayo,
saludar a los lirios con los versos de mayo
o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata,
ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata,
ni los cisnes unánimes en el lago de azur.
Y están tristes las flores por la flor de la corte,
los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte,
de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

¡Pobrecita princesa  de los ojos azules!
Está presa en sus oros, está presa en sus tules,
en la jaula de mármol del palacio real;
el palacio soberbio que vigilan los guardas,
que custodian cien negros con sus cien alabardas,
un lebrel que no duerme y un dragón colosal.

¡Oh, quién fuera hipsipila que dejó la crisálida!
(La princesa está triste, la princesa está pálida)
¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!
¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe,
—la princesa está pálida, la princesa está triste—,
más brillante que el alba, más hermoso que abril!

—«Calla, calla, princesa —dice el hada madrina—;
en caballo, con alas, hacia acá se encamina,
en el cinto la espada y en la mano el azor,
el feliz caballero que te adora sin verte,
y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,
a encenderte los labios con un beso de amor».

autógrafo

 

A fala

jueves, febrero 21st, 2013

Un poema de Eduardo Pondal , musicado.

A que soa moi ben?

 E as paisaxes…que me decides das paisaxes?

Son marabillosas!!!

” Sonatina” de Rubén Darío

viernes, enero 18th, 2013

Os  suena eso de “La princesa está triste, ¿qué tendrá la princesa?

Seguro que sí

Es una hermosa poesía de Rubén Darío  que está ilustrada en este vídeo

 ¡Disfrutadla!

embedded by Embedded Video

YouTube Direkt

LA MEDITACIÓN

jueves, abril 26th, 2012

Hola, soy Sara!

Me gustaría hablaros sobre la meditación.

QUIEN ESTE LEYENDO ESTO, QUE NO SE CREA QUE LE VOY A CONTAR UN SERMÓN Y UN CUENTO CHINO!

Todo lo que voy a contar ahora mismo es verdad.

Meditar es… muy bonito.

Yo, por lo menos disfruto muchisimo meditando, igual a otras personas no,.. pero da mucha tranquilidad. Es… como si estuvieras durmiendo, pero hablando en tu mente, tu mente es TU PSICÓLOGO por así decirlo es como si te contaras a ti misma lo que te angustia, lo que te agobia, y… da una sensación de paz interior, que cuando abres los ojos estas más feliz que una perdíz, es como si todos los problemas se esfumaran de tu mente, que ya te da igual todo.

Tambien, en tu mente te preguntas: ¿Que es lo que quiero para mi?

Salud, alegría, amor, tranquilidad, amistad, etc… ¿Que me pasa? Con esta pregunta hablas contigo misma sobre tus problemas, es como si… aver, lo voy a explicar para que se entienda: Cada persona de este planeta tiene su mente, y en su mente, existe una persona, una persona que solamente la persona de quien es la mente la conoce, que eres TÚ, sin tener que intentar ocultar tus gustos, aficiones, etc… esa persona eres tu, pero, sin fingir, cual es tu mejor amigo, cual es tu color favorito, etc…

Seguimos con la entrada, que me estoy liando.

Cuando tienes problemas, agobios, angustias, estan ahí, en tu cabeza, bum bum, bum bum, bum bum, sin parar y eso quiere decir menos concentración de estudio. YO, por ejemplo, antes de estudiar cojo unos cojines, los coloco como me gusten, aviso a quien esté en la casa para que no haga ruido, cojo una mantita, cierro los ojos, respiro hondo, y allá voy.

Al acabar de meditar  me siento feliz, sin distracciones y dispuesta a estudiar como una loca para el control de coñe, que por cierto fue el día anterior al exámen.

Tengo más fuerza de voluntad. Mi cuerpo me dice que estudie y yo estudio, y bien, hay una cosa que es estudiar con los problemas en la mente y otra es estudiar sin angustias. Meditar no es ninguna cosa rara de los monjes, (a veeer los monjes si meditan pero eso no es el mismo tipo de meditación, no ves que a mi me lo explica todo mi abuela, no la que normalmente veis, la otra, la de por parte de mi padre, me explicó todos los secretos de la meditación, y ella entiende, que lleva 54 años meditando y tiene 68, empezó a los 14), solo es un medio donde puedes desahogarte y sentirte uno mismo, como eres en realidad…

lo siento que me enrrolle tanto es que soy espiritual.

Bueno, acordaos, podeis meditar, solo necesitais fuerza de voluntad para meditar y un par de cojines, ah!!! y que no se os olvide MUCHO SILENCIO, si no, MÚSICA DE TAI-CHI O DE RELAJANCIÓN.

(Ahh! Por cierto me quiero apuntar a TAI-CHI y hacer el poema con mi abuela, QUE RELAJANTE… huy!)

Aquí os dejo una página web para que os informeis mejor:     “Meditación… ¿para qué?”

CHAO, saludos.

(Quiero dedicar esta entrada a Ana, para que se concentre y saque mejores notas y a todos los niños y niñas de la clase.)

A POESIA

jueves, marzo 22nd, 2012

O día 21 de Marzo

naceu a poesía

un día de alegría

no que a xente ven e van

lendo birguerías

de Federico García Lorca

e da nosa gran Rosalía.

Espero que a disfrutedes  e se queredes lede:

Al oír las canciones
que en otro tiempo oía,
del fondo en donde duermen mis pasiones
el sueño de la nada,
pienso que se alza irónica y sombría,
la imagen ya enterrada
de mis blancas y hermosas ilusiones,
para decirme: —¡Necia!, lo que es ido
¡no vuelve!; lo pasado se ha perdido
como en la noche va a perderse el día,
ni hay para la vejez resurrecciones…

¡Por Dios, no me cantéis esas canciones
que en otro tiempo oía!