Posts Tagged ‘cuento’

También es noticia

viernes, mayo 1st, 2009

CV

También es noticia. Mario Benedetti, escritor. Narrador y poeta.

Os dejo aquí algunas sugerencias:

  1. Oíd estos poemas recitados por el propio autor.
  2. Ahora este cuento: El otro yo, que podéis oír al mismo tiempo que leéis.

Se trataba de un muchacho corriente: en los pantalones se le formaban rodilleras, leía historietas, hacía ruido cuando comía, se metía los dedos a la nariz, roncaba en la siesta, se llamaba Armando Corriente en todo menos en una cosa: tenía Otro Yo.

El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada, se enamoraba de las actrices, mentía cautelosamente, se emocionaba en los atardeceres. Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo y le hacía sentirse incómodo frente a sus amigos. Por otra parte el Otro Yo era melancólico, y debido a ello, Armando no podía ser tan vulgar como era su deseo.  

Una tarde Armando llegó cansado del trabajo, se quitó los zapatos, movió lentamente los dedos de los pies y encendió la radio. En la radio estaba Mozart, pero el muchacho se durmió. Cuando despertó el Otro Yo lloraba con desconsuelo. En el primer momento, el muchacho no supo que hacer, pero después se rehizo e insultó concienzudamente al Otro Yo. Este no dijo nada, pero a la mañana siguiente se había suicidado.  

Al principio la muerte del Otro Yo fue un rudo golpe para el pobre Armando, pero enseguida pensó que ahora sí podría ser enteramente vulgar. Ese pensamiento lo reconfortó.  

Sólo llevaba cinco días de luto, cuando salió a la calle con el propósito de lucir su nueva y completa vulgaridad. Desde lejos vio que se acercaban sus amigos. Eso le lleno de felicidad e inmediatamente estalló en risotadas.

Sin embargo, cuando pasaron junto a él, ellos no notaron su presencia. Para peor de males, el muchacho alcanzó a escuchar que comentaban: «Pobre Armando. Y pensar que parecía tan fuerte y saludable».

El muchacho no tuvo más remedio que dejar de reír y, al mismo tiempo, sintió a la altura del esternón un ahogo que se parecía bastante a la nostalgia. Pero no pudo sentir auténtica melancolía, porque toda la melancolía se la había llevado el Otro Yo.

 

 

 

Y por último (VIII)…

domingo, diciembre 14th, 2008

Las fábulas pueden estar escritas en verso o en prosa.

 

El conejo y el ratón

Un ratón se alojó en una casa,ino+taquilla

que en ella vivía doña Tomasa.

Doña Tomasa era una coneja,

siempre coqueta y poco discreta.

El ratón siempre escapaba

de la gata

que siempre cazaba.

Un día doña Tomasa se cansaba

de tantos mimos que recibía,

y el ratón se cansaba de esconderse

del gato que siempre cazaba.Rat%C3%B3n+gastado

Y se cambiaron las vidas.

Pero… surgió un problema:

El conejo por el agujero no cabía,

y el ratón en la jaula siempre caía.

MORALEJA:

“No hay mejor suerte que la tuya”.

El tiempo (VII)

domingo, diciembre 14th, 2008

Las fábulas no se sitúan en una época concreta. Son intemporales.

 

Fangs for the Memories por deadeyebart a.k.a Brett.

El león y el puma

 El león y el puma vivían tranquilos en la sabana. Un día de invierno, el león se perdió entre un fuerte temporal y se adentró en el territorio del puma.

El puma se encontró con el león y le dijo:

– ¿Qué haces en mi territorio?

– Me he perdido. Cállate, que te gano en fuerza y además yo soy el rey de la selva.

– Te voy a hacer una proposición. Vamos a hacer un cuadrado grande y quien se ponga antes en el medio gana y se queda con el territorio.

El león, muy entusiasmado, hizo una carrera para aquí y para allá. Mientras el león se entrenaba, el puma hizo un agujero en el suelo y lo cubrió con hojas. Cuando iban a empezar, el león dijo:

– Ya te puedes ir preparando.

Empezó la carrera y el león llegó en primer lugar y cayó en la trampa. El puma lo enterró vivo y se quedó con el territorio.

MORALEJA: Es mejor ser listo que no fuerte ni rápido.

¿Cuántas partes? (VI)

domingo, diciembre 14th, 2008

La estructura de las fábulas es muy sencilla: se presenta una situación, se plantea un conflicto, aparece la enseñanza.

 

El perro y el gato.

Había una vez un gato que iba todos los días de paseo por el jardín. Pero llegó un perro grande y fuerte y el gato, asustado, huyó hacia su casa. A partir de ese momento nunca salió por miedo al perro.

Un día se atrevió, se fue a dar una vuelta por el parque y se encontró con el que creía su enemigo. Valiente, le plantó cara y se dio cuenta de que el perro no era tal como pensaba, fiero y terrible, sino bueno y agradable. A partir de entonces fueron muy amigos.

MORALEJA: Perro ladrador, poco mordedor. (Las personas no son lo que aparentan).

Otra característica de las fábulas (V)

domingo, diciembre 14th, 2008

Las fábulas tienen moraleja, una enseñanza al final que se resume en dos versos, o en una frase corta.

 

Las ovejas y el perro pastorCanary+sheep

 

Había un rebaño de ovejas comiendo feliz en el prado. Vino un perro, alarmado, para avisarlas de que tuviesen cuidado, pues había un lobo acechando por el prado. Todas corrían a esconderse. Temían por su vida, menos una, la mayor del grupo, que estaba quieta sin preocuparse de nada, pues desconfiaba del perro pastor.

Todos, escondidos, temblaban de miedo, no se atrevían a avisar a la oveja mayor de que el lobo rondaba por ahí. El lobo saltó de un seto y la comió al instante.

MORALEJA: Fíate de los avisos, o tendrás tu propia desgracia.