VIDA

Nació en París en 1911. Es hijo de unos pequeños tenderos, su padre fue capturado por los alemanes durante la Primera Guerra Mundial y murió en prisión en 1915. Aunque con dificultades, pudo continuar sus estudios secundarios, que terminó en 1928 (Latín y Ciencia) y 1929 (Matemáticas y Filosofía). Ya en la universidad, se interesó por todo tipo de estudios, especialmente por la Historia; sin embargo, escuchando las indicaciones de su profesor de Matemáticas, ingresó en 1931 en la École Polytechnique (‘Escuela Politécnica’). En 1933 se graduó como primero de clase, y desde 1934 continuó sus estudios en la École Nationale Supérieure des Mines de París (‘Escuela Nacional Superior de Minas de París); entre tanto, realizó el servicio militar en la Escuela de Artillería de Fontainebleau y en el Ejército Alpino. En 1936 comenzó a trabajar para la administración estatal de minas, y en 1937, con apenas veintiséis años, se hizo cargo de las minas de Nantes y del Servicio de Canteras.

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial en 1939, Allais se incorporó al ejército francés como teniente del Ejército Alpino; destinado al frente italiano, se le responsabilizó de una batería de artillería pesada. No combatió largo tiempo, pues la guerra con Italia apenas duró dos semanas; vuelto obligadamente a la vida civil en junio de 1940, por la derrota de Francia, se ocupó de la dirección del servicio de Documentación de Minas y Estadísticas de París (de 1943 a 1948)  Originariamente graduado como ingeniero, se orienta hacia la economía tras el impacto que le produce la crisis del 29, al visitar los Estados Unidos.

Maurice Allais no sólo investigó con rigor, fue además, desde 1944, un profesor insigne que formó un grupo de excepcionales economistas, los que después han tomado sus caminos intelectuales propios. Son sin duda tributarios en sus raíces conceptuales y en su metodología de las enseñanzas del nuevo premio Nobel. Ellos han formado la moderna escuela francesa de economía matemática. Entre algunos de sus más destacados alumnos están: Marcel Boiteux, Edmond Malinvaud, André Giraud, Pierre Massé, Gérard Debreu, (Premio Nobel de Economía 1983, quien desde 1975 nacionalizado americano trabaja en Berkeley), Thierry de Montbrial, Dominique Strauss-Kahn, etc. Fue tambien director de Investigaciones Económicas en la Escuela Nivel Superior de Minas y desde 1954 Director de Investigaciones del Centro Nacional de Investigaciones Científicas(CNRS). 

Aquel brillante estudiante, que en medio de muchas dificultades tuvo que elaborar gran parte de su obra, recibió una distinción superior, que lo es también para Francia y sus economistas.

Allais ha recibido más de dos docenas de premios a lo largo de su vida; los más importantes son la Medalla de Oro del CNRS (premio único anual para todas las ciencias) en 1978 y el Premio Nobel de Economía en 1988 por sus contribuciones a la teoría de mercados y la utilización eficiente de recursos, que curiosamente recibió por unos trabajos que inició en tiempos de la ocupación nazi de Francia.

                                            OBRA

 

Este economista francés, Premio Nobel de Economía en 1988, es habitualmente considerado el padre de la moderna escuela francesa de economía, es uno de los investigadores más rigurosos del fenómeno económico.

Su obra, ampliamente conocida, en el nivel científico que frecuenta, no era sin embargo, y como suele suceder muchas veces con estos solitarios pioneros, muy difundida para el gran público e incluso para muchos economistas si hubiese escrito en inglés, habría obtenido el Nobel hace tiempo y la teoría económica habría evolucionado en forma diferente”.

La Academia señaló que le fue concedio el premio por sus “pioneros desarrollos para mejorar el entendimiento sobre el comportamiento de los mercados y el uso eficiente de los recursos”.

Una de sus primeras contribuciones se encuentran en una obra que nunca fue traducida: “A la recherche d’une discipline économique” aparecida en 1943 y creada en medio de grandes reservas, dado que Francia estaba ocupada. En 1952, publica la segunda edición como “Traité d´économie pure”.

Este libro muy extenso, es una excelente síntesis de la teoría microeconómica, en una versión muy adelantada de la producción académica anglosajona y fue, seguramente, muy importante para su formación.

Su segundo libro importante, “Economíe et Interet”, es publicado en 1947 y está consagrado a la teoría del capital. En él hace una admirable síntesis del debate de la época acerca de la naturaleza del interés

Aquí es, donde utilizando el sistema de precios, en medio de un amplio conjunto de herramaientas matemáticas, desarrolla su “Théorie du Rendement Social”.

En la década de los 50, dedica buena parte de su tiempo al tema de la economía de lo incierto. Su nombre debe agregarse a otros grandes que llevaron a avanzar el pensamiento económico a través de la introducción sistematizada de la incertidumbre.