Cuando escuchamos la palabra economía, o nos preguntan una definición o una palabra que pueda describir esta ciencia, automáticamente respondemos con conceptos relacionados con el dinero o mismo con la riqueza que poseen las personas y los países.

Otra respuesta muy común, son datos relacionados con el paro o la inflación. La economía también sirve en muchos casos, para la gente de la calle, como modo de crítica hacia los políticos, cuando la economía de su correspondiente país no marcha bien. Pero realmente, desconocemos un término que pueda definirla correcta y concretamente.

Para empezar, conviene decir que la economía es una ciencia. Si, una ciencia de carácter social, que se ocupa de la manera en que se administran unos recursos escasos con el objetivo de producir bienes y servicios, y distribuirlos para su consumo entre los miembros de la sociedad.

Para poder estudiar la economía y poder sacar conclusiones coherentes y generalizables utilizamos los modelos económicos, que se definen como un boceto o simplificación de la realidad.

La economía estudia la manera de satisfacer de la mejor forma posible  las necesidades humanas, que podemos diferenciarlas en primarias y secundarias.

Abraham Maslow, desarrolló una pirámide en la que refleja por orden de prioridad las necesidades de los seres humanos, desde las más básicas y esenciales, hasta las más altas o superordinadas.

Gracias a los conocimientos y aportaciones de Maslow, hoy en día, en el mundo de la economía, entendemos que la productividad de la fuerza laboral está ligada a la satisfacción de las necesidades que él expuso. En la actualidad, estas necesidades siguen existiendo y se clasifican de la misma forma, siguiendo este modelo teórico expuesto en los años  60.

Algunas de las necesidades que tenemos hoy en día, (la mayoría, exceptuando las que son imprescindibles para la vida), son simples “caprichos”. Estas necesidades aparecen por la incapacidad del ser humano de sentirse totalmente satisfecho, y cuando éstas se van satisfaciendo, va disminuyendo el grado de deseo por ellas y surgen otras nuevas.

Así funciona nuestra sociedad en relación a la economía:

¿No creen que esto debería cambiar?

¿Hay alguna posible solución?

¿Quién debe tomar parte en esto?

¿Irían las cosas mejor de lo que están yendo ahora?

Y lo más importante… ¿Quién estaría dispuesto a renunciar a sus “caprichos”?

 

 

FUENTES:

http://eprints.ucm.es/tesis/fsl/ucm-t28680.pdf

http://www.eumed.net/cursecon/1c/que-es-la-economia.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Abraham_Maslow

IMAGEN:

http://www.elblogalternativo.com/wp-content/uploads/2010/01/chiste-erlich.jpg