El sector del tabaco está entre los más regulados de Europa. Se reparte entre trece países, siendo especialmente representativos Italia, Bulgaria, Polonia, Grecia y España (uno de los principales productores). El sector exhibe una serie de características que lo hacen relevante en términos económicos: por un lado, su significativa contribución a los ingresos del presupuesthttp://www.eoi.es/blogs/carlosdaniellorenzo/files/2011/11/tabaco-dinero1.jpgo público y, por otro, su importante papel socioeconómico en el desarrollo rural de determinadas regiones desfavorecidas, catalogadas como Objetivo 1 por la UE.

La principal característica económica del cultivo de tabaco, es que es intensivo en utilización de mano de obra. Efectivamente, el ciclo del cultivo de tabaco: cosecha, recolección, secado y curado, aún después de haberse mecanizado crecientemente en los últimos años, requiere unas 2.200 horas de trabajo por hectárea, superando con creces cualquier otro tipo de actividad agraria. En la Unión Europea, esta actividad emplea alrededor de 200.000 personas en los sectores de producción y transformación.

En España el tabaco se cultiva en las regiones de Extremadura, Andalucía, Castilla y León y Castilla- La Mancha. El número de hectáreas dedicadas al cultivo de tabaco en España se estima en 10.631, con una producción de unas 32.100 toneladas.

En el año 2009, la industria del tabaco generó en España unos ingresos de explotación próximos a los 930 millones de euros, con una cifra neta de negocio de 913,6 millones de euros, y aportó un valor añadido de casi 465 millones de euros.

La Red de Expendedurías de Tabaco y Timbre (estancos) consta de 13.601 establecimientos repartidos por todo el territorio nacional. Tan importante como los efectos directos del sector, son los efectos indirectos que genera sobre el conjunto de la economía; con lo que ellos generan, se obtiene que las actividades vinculadas al tabaco producen un valor añadido de 2.700 millones de euros, lo que representa casi el 0,3% del total del valor añadido de la economía española.

El empleo generado procede tanto de la agricultura (en su fase dehttp://static.latercera.com/200903/320936_400.jpg cultivo), como de la industria (en su fase de transformación), y de los servicios (en su fase de distribución). De forma agregada, se estima que proporciona empleo a 33.626 personas de forma directa, a lo que habría que añadir los casi 22.000 puestos de trabajo estables creados de forma indirecta. Todo ello implica que el empleo de 55.587 personas depende del sector tabaco, lo que supone el 0,3% de la ocupación total en España.

 Este post es un resumen del siguiente informe:

http://www.ceoe.es/resources/image/inf_est_2012_importancia_sector_tabaco_economia_espanola.pdf

Otras fuentes:

http://elpais.com/diario/2005/04/23/sociedad/1114207205_850215.html

http://andema.camaras.org/noticias/wp-content/uploads/2013/02/121123_Micro-informe-Tabaco.pdf