Resultado de imagen de clausulas sueloUna cláusula suelo es una cláusula contractual hipotecaria que establece un límite mínimo al interés a aplicar en la cuota que se debe pagar mensualmente aunque el tipo de interés baje. Es una cláusula que beneficia a la entidad bancaria y perjudica al cliente que ha solicitado el préstamo ya que cuando los tipos de interés bajan por debajo de un determinado límite fijado por la entidad bancaria, la cláusula impide que se traslade a la cuota mensual.

La mayoría de hipotecas que se contraten en España tienen un tipo de interés que se fija en función del valor del Euribor, un tipo de interés que se mide a nivel europeo y que varia constantemente, más un diferencial que varía en función de la entidad.

El euríbor alcanzó su máximo en 2008. En verano aquel año superó el 5%. Significó que, para hipotecas firmadas a euríbor+1, los deudores pagaban el 6% de interés.  Pero a partir de 2009, comenzó una bajada vertiginosa. Sin embargo, muchos hipotecados dejaron de ver bajar sus cuotas. ¿Por qué? Porque el euríbor se situó por debajo del 3% e incluso por debajo del 1% al final del año. En los contratos donde había cláusulas suelo, se activaron impidiendo la bajada de la cuota.

El Tribunal Supremo dio su primera sentencia en contra de estas cláusulas en 2013 declarando nulas las cláusulas de los contratos de varias entidades, a lo que se han ido sumando más resoluciones en la misma línea.

La última y definitiva sentencia contra las cláusulas suelo la dio el Tribunal de Justicia de la UE el pasado diciembre, que concedió la retroactividad total de la devolución de las cantidades cobradas en exceso por los bancos, abriendo la puerta a que todas las personas con dicha cláusula puedan reclamar el dinero.

Después de esta sentencia, el gobierno empezó a elaborar una solución para que los afectados por las cláusulas suelo puedan reclamar el dinero pagado demás de forma extrajudicial, para así reducir los costes para los bancos. El Real Decreto-Ley 1/2017 fue aprobado el 31 de enero por el congreso de los diputados.

Este real decreto obliga a los bancos a avisar a los clientes que están afectados por las cláusulas suelo para iniciar un proceso de diálogo gratuito que tendrá de límite 3 meses para llegar a un acuerdo. Los clientes podrán elegir recuperar su dinero en efectivo o la rebaja de cuotas en su hipoteca. El dinero que recuperen los afectados no tendrá que tributar por IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas).

En caso de que el banco se niegue a devolver el dinero, el cliente tendrá la opción de la vía judicial. En este caso, si el juez da la razón al afectado, algo muy probable debido a las sentencias anteriores, será el banco el encargado de pagar los costes del juicio.

En la actualidad ya hay bancos que están ofreciendo a sus clientes una devolución exprés de su dinero como Bankia.

En mi opinión la solución del gobierno es insuficiente, ya que el decreto no obliga a los bancos a devolver el dinero a los afectados, solo a avisarlos y es el propio banco el que decide a quién devolver el dinero y a quién no. Por eso yo creo que es necesario una alternativa  que garantice que todos los afectados obtendrán su dinero sin necesidad de entrar en un largo proceso judicial. Además se tienen que llevar a cabo medidas para evitar que esta situación se repita en el futuro porque perjudica a los ciudadanos y a la economía española.

Fuentes:

http://economia.elpais.com/economia/2016/04/08/actualidad/1460111015_723548.html

https://www.bankimia.com/clausula-suelo

http://www.elconfidencial.com/vivienda/2016-12-21/unicaja-liberbank-sabadell-sentencia-clausulas-suelo-tribunal-ue-luxemburgo_1307075/

http://cincodias.com/cincodias/2017/01/18/mercados/1484764582_617768.html