Lo que parece ser un error ortográfico pudo provocar  una catástrofe financiera de dimensiones mundiales. De hecho, las consecuencias para muchas empresas fueron desastrosas. Fue un visto y no visto, pero muchos inversores rozaron el infarto durante unos breves minutos. Apenas 20 en los que el principal indicador bursátil de Wall Street, el Dow Jones, llegó a caer a plomo más de un 9% -casi 1.000 puntos- para ‘recuperarse’ casi con la misma celeridad hasta estabilizarse en unas pérdidas en torno al 3%.

La estrepitosa y momentánea caída del Dow Jones fue, en porcentaje, la mayor desde el ‘crash’ de 1987 y, por su brevedad, la más intensa de la historia de la Bolsa neoyorquina.

La causa pudo estar en un error ortográfico cometido por un agente de Bolsa de Citigroup que habría escrito una ‘b’ de ‘billion’ en lugar de una ‘m’ de ‘million’ en una operación de venta de acciones.

  Fuentes de información:

www.elmundo.es

www.lavozdegalicia.com