Tarjetas de creditoDesde tiempos inmemoriales, el hombre se ha interesado por las distintas formas de comercializar productos, bienes y servicios. En un principio se utilizó el trueque, para más adelante avanzar hacia las monedas y el dinero en papel como representantes de los valores a intercambiar.

Con el tiempo, el comercio se fue tornando cada vez más especializado y complejo, por lo que fue necesaria la creación de entidades a las cuales se pudiera acudir a guardar y a retirar dinero, no sólo en la forma clásica sino también ahora a través de documentos oficiales que puedan intercambiarse por efectivo. Nacen así los bancos y los cheques, entre otros instrumentos financieros.

Pero hubo que esperar a finales del siglo XIX y principios del XX para que, a la par del crecimiento del consumo en todo el mundo y la necesidad de encontrar una manera para reducir el manejo de efectivo en papel, nazca tímidamente el germen de lo que hoy se conoce como tarjeta de crédito.

El invento va tomando forma

Hay que remontarse a 1970 para vivir el nacimiento de la gran eclosión de las tarjetas de crédito, motorizado por el crecimiento de las grandes marcas conocidas por todos, que se han transformado en mega compañías internacionales con presencia en todo el globo.

Pero es posible ya rastrear, en 1914, el origen de la tarjeta de crédito en una forma algo parecida a la actual. Es en ese año cuando la firma General Petroleum de Estados Unidos lanza un plástico orientado a otorgar crédito a su personal y a sus clientes más importantes.
Unos años después, este sistema es tomado por otras empresas del sector petrolero y por las tiendas más importantes del país, popularizándose rápidamente.

Aunque hasta ese momento la tarjeta de crédito era empleada sólo en América del Norte, ya mantenía algunas características similares a las actuales, y fue tomando auge de manera sorprendente, ampliándose su uso al sector turístico y gastronómico.

El momento de mayor explosión de estas primeras tarjetas fue el anterior al segundo conflicto bélico mundial, para retraerse un poco durante el mismo. Sobre la década del 50 empieza a cobrar importancia la empresa emisora del plástico, separándose del comercio que brinda la posibilidad de la financiación. Nace entonces la tarjeta de crédito con todas las condiciones similares a las que se manejan en la actualidad.

A partir de allí, comienza una vertiginosa carrera marcada a fuego por el nacimiento de las grandes firmas, la ampliación a nivel internacional del producto y los adelantos tecnológicos puestos al servicio del dinero plástico en todo el mundo.

Fuentes utilizadas:

http://www.tarjeta-credito-online.es/historia-de-la-tarjeta-credito.php

http://www.gestiopolis.com/recursos/documentos/fulldocs/fin/tarjecredito.htm