Voy a hablar sobre la economía de fichas, que no es un tema completamente económico, si no que está más relacionado con la psicología. Este es un método psicológico para tratar a personas (generalmente niños pequeños) para conseguir un comportamiento adecuado en ellos. Es decir, consiste en incentivar a una persona para lograr un fin.

Una vez conocido el término, os comento más o menos qué representa la ‘economía’ y qué las ‘fichas’. Esto lo hago más que nada para que veáis la relación que tiene este método psicológico con la economía.

Las fichas, normalmente, son un distintivo de buen comportamiento. Luego lo explico detalladamente con un ejemplo. Y la parte económica se trata de canjear estas fichas por un premio, es decir, un intercambio, que al fin y al cabo, aunque de una manera un poco cutre, es una manera de hacer mercado…

Esto se suele aplicar a los niños para obligarles a hacer sus tareas en casa, por ejemplo, recoger. Se incentiva al niño diciéndole que si recoge tendrá un premio. Pero para hacerlo más ameno y lograr que se acostumbre a este hábito, cogemos una pizarra, tablero, hoja, etc. y apuntamos ahí las fichas (distintivo de un buen/mal trabajo). El ejemplo más básico es el de una pegatina verde para algo bien hecho y el de una roja para algo mal hecho. Y ponemos una cifra, cuando se llegue a un número determinado de fichas verdes, podrá cambiar estas fichas por un premio. Pero el trabajo debe ser repetido diariamente, para conseguir el habituamiento del niño a realizar la tarea que se quiere, de forma amena y sencilla, para que al niño le parezca más divertido.