3

MI MADRE

Posted by vero12 on octubre 25, 2009 in Relato |

                         Cuando conocí a mi madre yo tenía treinta años y ella veinticinco más que yo.Siempre pensé que yo había sido abandonada porque mi madre era pobre pero, me sorprendió saber que era multimillonaria y que se había casado con un empresario valenciano, con el que comenzó su fortuna, con un chocolatero suizo, con el que se hizo millonaria y con un joyero napolitano, con el que la terminó.Mis oídos no daban crédito cuando ella se presentó ante mí y lloraba desconsolada recordando el día en el que me había dejado sola con las monjas. ¡No me lo podía creer! Yo que siempre había deseado tener grandes lujos (perfumes caros, ropa de diseño,coches ultramodernos…) y ahora era el momento preciso para lograr todo lo que había anhelado. Francamente lo que menos me importaba era mi propia madre, no creía ni una sola de sus lágrimas y únicamente pensaba en todo lo que podía conseguir teniéndola cerca de mí.

                          Habían pasado tantos años sin su presencia, había estado ausente en tantos momentos de mi vida… y ahora era yo la que podía decidir si quería estar con ella o prefería que se fuese y me olvidase como había hecho hasta entonces ¡Qué ironía!. Cuando la había necesitado no había tenido nada y ahora que ya me había acostumbrado a mi pobre vida, se aparece ante mi la posibilidad de tenerlo TODO. Y yo, francamente, no sabía qué hacer, me debatía entre mis deseos de venganza -que habían aumentado año tras año contra la mujer que decía ser mi madre y que, sin embargo, me había dejado para vivir intensamente su vida- y la buena vida que me podía esperar si permanecía a su lado, a pesar de que la odiase.

                           Me contó durante una intensa hora los motivos que la habían llevado a desprenderse de mí y las calamidades que le había tocado pasar. No le creí nada. Todo me sonaba a puras justificaciones para librarse de mis reproches pero he de reconocer que era más – o por lo menos –  tan astuta como yo y pronto detectó en mi mirada mi frialdad hacia ella proponiéndome casi de inmediato mi próximo traslado a un chalet de reciente construcción, así como la compra de un nuevo coche. Evidentemente no pude negarme a sus ruegos.

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2008-2020 El oso de las cañerías All rights reserved.
This site is using the Desk Mess Mirrored theme, v2.5, from BuyNowShop.com.