2

La bola del mundo

Posted by claravei on octubre 28, 2009 in Relato |

Cuando conocí a mi madre yo tenía treinta años y ella veinticinco… vosotros seguramente estéis pensando en un viaje al pasado… ¡ojalá!

Mi historia comenzaba a las doce del mediodía de ayer, yo estaba ordenando la estantería para poner ahí la pecera, y encontré un trozo de papel, solo decía:

“A las seis, bajo el roble y ¡no se te ocurra faltar!”

A mi me picó la curiosidad… aún había un roble en el jardín… como, además de lo de la pecera, no tenía nada que hacer, fui hasta dicho árbol, y cuán fue mi asombro cuando encontré una botellita vacía de perfume con otra de esas notitas en el interior, esta decía:

“La clave está… en el Mundo…”

Pensé durante horas qué podía signicar, y hoy a las diez encontré la respuesta, a mí me había criado mi padre, pues mi madre simplemente desapareció… ¡y entonces recordé lo único que conservaba mi padre de ella! era ni más ni menos que una bola del mundo que mi padre jamás me dejó tocar. Me puse a buscar como loca en el desván, en la antigua habitación de mi padre y… ¡finalmente lo encontré en un gran baúl de la habitación de los trastos!

En el justo momento en que lo cogí mis nervios me traicionaron y el planeta cayó al suelo, me dio un vuelco el corazón, ¡lo había roto! pero entonces lo vi, un pequeño diario con las iniciales M.R, las de mi madre… lo abrí y encontré los últimos cinco años conocidos de mi madre, leí el diario y observé las fotos que allí aparecían al menos diez veces y entonces me di cuenta de algo… el último día que había escrito mi madre… era el día de su veinticinco aniversario… ¡era más joven que yo!

Continuará… o no.

Clara Veiga Rilo

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2008-2020 El oso de las cañerías All rights reserved.
This site is using the Desk Mess Mirrored theme, v2.5, from BuyNowShop.com.