Tiempo de evaluar

Escrito por blogmaestro
17 de junio de 2013 a las 0:20h

Esta última semana del curso se dedica tradicionalmente a las evaluaciones. Los primeros veinte días del mes de junio están llenos de  exámenes por doquier: exámenes de la tercera evaluación, recuperaciones, exámenes finales o la prueba escrita de acceso a la cumbre de la pirámide educativa, la selectividad.  Parece algo tan inexorable como la muerte, tan permanente como una mancha de tinta en un traje recién estrenado; pero desde aquí proponemos un cambio. No se trata de algo nuevo. Se viene hablando de este modo de evaluar el trabajo realizado por el alumnado desde hace, por lo menos, más de un siglo. Sin embargo, la tradición y la inercia tienen una fuerza tal, que no importa que se haya legislado al respecto en las últimas normas educativas. En muchos casos, incrementado el peso de estas pruebas conforme se avanza en el sistema educativo, se siguen haciendo como toda la vida: examen escrito único y global normalmente referido a contenidos secuenciados de un libro de texto, con el peso ponderado de una roca que aplasta a cualquiera que tenga un mal día o cuyas capacidades no respondan plenamente ante el abismo de la hoja en blanco.

Pero una propuesta que siga fielmente los criterios de la ley, que atienda a la diversidad, que evalúe competencias y que lo haga de un modo continuo y amplio, tiene la complicación de que no se puede resolver en un período de clase, colocando al alumnado en filas separadas y entregándoles folios en blanco, acompañados de preguntas temáticas o de ejercicios con planteamientos abstractos y alejados de su entorno más próximo y de sus intereses y motivaciones. Cuando el desarrollo de las competencias es ley para las enseñanzas no universitarias desde la LOGSE (sin llamarlas todavía competencias) y, además, queda establecida a propuesta europea desde la LOE, seguir haciendo del examen escrito el instrumento y el modo  preferido de evaluación es tremendamente paradójico. Sobre todo si se tiene en cuenta que ya han pasado 23 años desde la promulgación de la LOGSE y 7 desde la publicación de la LOE. Además, por lo que parece, la LOMCE sigue el mismo camino de desarrollo competencial, a pesar de la aparición de las “reválidas” o “pruebas de evaluación” que, según el proyecto de ley propuesto por el gobierno el pasado 17 de mayo, “serán homologables a las que se realizan en el ámbito internacional y en especial a las de la OCDE y se centran en el nivel de adquisición de las competencias”. Es decir, que se parecerán poco al examen temático tradicional y más a las pruebas estandarizadas tipo PISA. Esas pruebas en las que un sistema educativo como el finlandés, centrado en el desarrollo de las competencias y en dinámicas alejadas de los exámenes temáticos de contenidos, sale tan bien parado.

Si las evaluaciones de diagnóstico y las futuras pruebas estandarizadas de evaluación se van a alejar de las dinámicas tradicionales, es hora de cambiar. Y para esto habrá que seguir lo establecido tanto en las leyes europeas como en las españolas desde hace ya bastante tiempo. En primer lugar, aceptar que el desafío de las TIC  no es una cosa que no va con nosotros; que no es una moda transitoria; que, como la imprenta, o la máquina de vapor hicieron en su tiempo, llevan cambiando el mundo de un modo muy intenso durante los últimos 30 años; que han ido más allá de ser una mera herramienta a convertirse en una nueva forma de gestionar, comunicar y compartir la información. Y en el fondo, la I de las TIC es lo que tradicionalmente se ha venido transmitiendo como si fuera permanente e inalterable, contenidos abstractos apilables en los cerebros del alumnado que, al final de cada período de evaluación, vertían sobre una página en blanco. Pero el cambio es imparable e inexcusable. En este sentido, para una reflexión certera y completa del significado de la revolución que ha supuesto y sigue siendo la revolución informática y, en particular, internet,  recomendamos como lectura veraniega el libro “Todo va a cambiar“, del profesor coruñés Enrique Dans. Un texto accesible de modo abierto en la red, pero también adquirible en papel o en formato e-book. En particular, Dans subraya el papel dinamizador del blog y de la web social hacia lo que él llama en el capítulo 15 “sociedad hiperconectada” :

En segundo lugar, tanto el aprendizaje por competencias como las dinámicas metodológicas centradas en un  alumnado activo y cooperativo están aquí para convertirse con el tiempo en el estándar que buscan las leyes educativas. Sin embargo, de momento y por desgracia, el sistema, asentado en las inercias tradicionales, sigue produciendo exclusiones y un fracaso escolar inasumible.

Por eso, a ese alumnado, al que según el desarrollo de las competencias básicas del currículo hay que ayudarle a desarrollar un espíritu crítico y una autónomía de criterio sólida y bien informada, hay que ofrecerle algo más que contenidos abstractos descontextualizados y provenientes principalmente de libros de texto desactualizados en apenas unos meses. A ese alumnado hay que evaluarlo con algo más que los exámenes escritos y las notas de las tareas de clase, basadas en su mayor parte en respuestas por escrito a los ejercicios secuenciados  de esos libros usados a modo de salvavidas por todas las personas implicadas en el proceso. Una inercia que va en aumento conforme el alumnado se aleja de las aulas de infantil y se acerca a los anfiteatros universitarios. Por eso es preciso asumir el reto de evaluar de un modo diferente, de maneras variadas que atiendan a la enorme diversidad de nuestras aulas y que se centren en comprobar el nivel de adquisición de las competencias que las leyes marcan como nuestro objetivo principal en los niveles preuniversitarios.

Para cerrar la propuesta y ampliar las reflexiones sobre evaluación, sobre competencias y, más que nada, sobre los retos de la educación en la actualidad, recomendamos prestar atención a las palabras de Francesco Tonucci, reconocido pedagogo italiano, respondiendo a las preguntas del profesorado gallego que asistió a la conferencia que este profesor ofreció el 7 de mayo de 2013 en el edificio CINC de la Ciudad de la Cultura de Galicia de Santiago de Compostela bajo el título “El alumnado competente para la vida[Arriba la conferencia completa; abajo, la sección dedicada a las preguntas del profesorado]:

Etiquetas: , , , ,

5 respuestas a “Tiempo de evaluar”

  1. BLOGMAESTRO » Blog Archive » Tiempo... dice:

    […] […]

  2. Tiempo de evaluar | CUED | Scoop.it dice:

    […] Esta última semana del curso se dedica tradicionalmente a las evaluaciones. Los primeros veinte días del mes de junio están llenos de exámenes por doquier: exámenes de la tercera evaluación, recuperaciones, exámenes finales o la prueba escrita de acceso a la cumbre de la pirámide educativa, la selectividad. – See more at: http://blogs.prensaescuela.es/blogmaestro/2013/06/17/tiempo-de-evaluar/#sthash.1Lo5js59.dpuf  […]

  3. Tiempo de evaluar | Educacion, ecologia y TIC |... dice:

    […] Esta última semana del curso se dedica tradicionalmente a las evaluaciones. Los primeros veinte días del mes de junio están llenos de exámenes por doquier: exámenes de la tercera evaluación, recuperaciones, exámenes finales o la prueba escrita de acceso a la cumbre de la pirámide educativa, la selectividad.  […]

  4. Tiempo de evaluar | E-Learning-Inclusivo (Mashu... dice:

    […] Esta última semana del curso se dedica tradicionalmente a las evaluaciones. Los primeros veinte días del mes de junio están llenos de exámenes por doquier: exámenes de la tercera evaluación, recuperaciones, exámenes finales o la prueba escrita de acceso a la cumbre de la pirámide educativa, la selectividad.  […]

  5. Héctor dice:

    Buen blog, felicitaciones!

Deja tu comentario