Entradas etiquetadas como ‘Reválidas’

Reflexiones de final de curso II: De los exámenes a la evaluación integral del proceso formativo

miércoles, junio 22nd, 2016

Hoy termina el curso y ponemos fin también aquí a las publicaciones del 2015-2016 en el Blogmaestro con una reflexión que no es nueva, pero sí recurrente en una época como esta en la que, dentro de un año, tendremos que enfrentarnos a las reválidas de 4º de ESO y 2º de Bachillerato: ¿Son los exámenes escritos la mejor y la única fórmula de evaluación?

Si hacemos caso al artículo de opinión de una compañera, Ana Moreiras, en La Voz de Galicia del pasado 9 de junio y titulado “Selectividade e outros ritos malvados“, la respuesta es negativa.

Pero llevándole la contraria a Ana está el hecho de que la publicación más vista del día de hoy en la versión digital del mismo periódico es la entrevista a Alfredo Crespo, mago de la Selectividad, con su 13,94 sobre 14 en la mochila de acceso a la universidad; la nota más alta de Galicia:

En Galicia y en España no solo estamos dominados por la decimonónica costumbre del examen, sino que también nos fascinan sus resultados como se puede ver en el caso anterior. Pero esta habilidad para pasar exámenes no está al alcance de todo el alumnado que tenemos en nuestras clases, por lo que estas pruebas se convierten en una herramienta poco útil para atender a la diversidad. La inmensa mayoría, como nos recuerda Ángel Carracedo en un coloquio recientemente realizado en el IES Rosalía, lo pasa muy mal en 2º de Bachillerato: “Segundo de bachillerato es el año más horrible de la vida de una persona” (Minuto 23:04 del siguiente vídeo):

Su primera propuesta para conseguir un cambio en el sistema educativo es cambiar completamente el sistema de exámenes. Y esta convicción hace que este científico de fama internacional encuentre un hueco cada semana en su cargadísima agenda para visitar algún centro educativo gallego para hablar de la necesidad de un cambio radical en nuestro sistema educativo.

Y similar impresión del sistema de exámenes memorísticos tiene el estudiante gallego con mejor expediente en la ESO y Bachillerato, Alejandro Doval, que critica en una entrevista del 9 de junio en La Voz que el sistema educativo sea una carrera contrarreloj:

Claramente esta forma de evaluar a prueba escrita única favorece a las personas como Alejandro que con humildad afirma que se trata “dun sistema que é bastante inxusto. Especialmente neste último curso valórase máis a capacidade de adquirir información rapidamente; o sistema non debería ser unha carreira contra o reloxo porque hai moita xente que non chega a tempo aínda que, ao mellor, ten máis capacidade ca min. Eu, simplemente, teño a sorte de que o sistema valora cousas que a min se me dan ben”.

Esta opinión se ha podido corroborar en en el IES Rosalía de Castro de Santiago mediante una encuesta que el alumnado de 3º ESO PMAR pasó a todo el alumnado de la ESO y Bachillerato y cuyos resultados se pueden comprobar en un reportaje y un vídeo publicados en el diario digital SCQ+:

¿Cuál es entonces la fórmula más apropiada para evaluar el trabajo del alumnado? No hace falta ir muy lejos para encontrar respuestas, las propias leyes de educación en vigor, la LOMCE y la LOE. Lo que ocurre es que hay que ser consecuente con la prédica de los preámbulos y los principios metodológicos donde se nos indica, por ejemplo en el Decreto 86/2015 de 25 de junio, por el que se establece el currículo de la educación secundaria obligatoria y del bachillerato en la Comunidad Autónoma de Galicia, que:

  • Preámbulo III: Este decreto se basa en la potenciación del aprendizaje por competencias, integradas en los elementos curriculares para propiciar una renovación en la práctica docente y en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Se proponen nuevos enfoques en el aprendizaje y en la evaluación, que van a suponer un importante cambio en las tareas que tienen que resolver los alumnos y las alumnas, y propuestas metodológicas innovadoras. Una competencia supone la combinación de habilidades prácticas, conocimientos, motivación, valores éticos, actitudes, emociones y otros componentes sociales y de comportamiento que se movilizan conjuntamente para lograr una acción eficaz. […] El aprendizaje basado en competencias se caracteriza por su transversalidad, su dinamismo y su carácter integral.
  • Artículo 11. Principios metodológicos: La metodología didáctica en este etapa será especialmente activa y participativa, favoreciendo el trabajo individual y el cooperativo del alumnado, así como el logro de los objetivos y de las competencias correspondientes.[…] Para una adquisición eficaz de las competencias y su integración efectiva en el currículo […] se aprovecharán las posibilidades que ofrecen las metodologías de proyectos, entre otras.

Si estas buenas intenciones de valoración de competencias, de nuevos enfoques en las metodologías y en la evaluación, en fórmulas activas, participativas, cooperativas e interdisciplinares se correspondieran con prácticas didácticas y evaluadoras del proceso y no de resultados finales y sumativos al modo tradicional, -refrendados por una ola de reválidas que, a modo de mojón, van marcando las pautas de actuación desde primaria hasta bachillerato-, sí sería posible llevar a cabo el mandato de la LOE-LOMCE de que “la evaluación del proceso de aprendizaje del alumnado […] será continua, formativa e integradora” (Artículos 21, 28 y 36 del Texto consolidado LOE-LOMCE).

De todo esto se puede colegir que, ante la opinión de profesorado y alumnado que ve con ojos críticos la fórmula extendida de evaluación mediante prueba escrita y aplicando el sentido común y los fundamentos de las leyes en vigor, deberíamos avanzar hacia fórmulas múltiples y centradas en el proceso de aprendizaje. En suma, aquella “evaluación formativa” y no “sumativa” que propugnaba la LOGSE y que nunca se ha llegado a poner verdaderamente en práctica de forma masiva. Sobre todo según se va subiendo de nivel y se llega a la cúspide de la pirámide, la prueba de acceso a la universidad. Un examen que el curso proximo, según palabras del actual ministro, se convierte en reválida, pero que tendrá un formato similar a la prueba que acaba de cumplir 40 años y que, según Ángel Carracedo, convierte a segundo de bachillerato en “el año más horrible de la vida de una persona”.

¡Feliz verano!

De reválidas y deberes

lunes, mayo 9th, 2016

En la semana en la que tendrá lugar en Galicia la reválida de sexto de primaria, La Voz de Galicia abre el periódico del lunes con un reportaje y una encuesta sobre el exceso de deberes escolares. Dos temas que este curso escolar están copando titulares. Según la encuesta realizada por Sondaxe, más de la mitad de los padres y madres están en contra de la cantidad de tiempo que sus hijos dedican a los deberes:

Sin embargo, la misma encuesta constata lo asentada que está la opinión sobre la necesidad de los deberes en nuestra sociedad. Una mayoría cuantifica la cantidad de deberes por encima de los 50 minutos diarios en primaria y en casi una hora y media en secundaria.

Si se tiene en cuenta que en países como Estados Unidos, Canadá, Alemania o Francia no hay deberes en primaria y que en otros lugares como Finlandia la cantidad semanal no supera las 3 horas en secundaria, la cifras gallegas dan pie a una reflexión profunda sobre la necesidad del trabajo complementario. Un trabajo que, según la misma encuesta, es a veces incluso realizado por los progenitores en un intento por relajar la tensión a la que están sometidos sus hijos.

Y esta tensión llegará posiblemente a su cumbre a mediados de esta semana cuando el alumnado de sexto de primaria de los centros gallegos se enfrenten a la reválida implantada por la LOMCE. Los que hemos dado clase en el último curso de bachillerato o en el antiguo COU sabemos muy bien que nuestras clases se convierten en academias preparatorias para la reválida y que el examen en sí se convierte en el objetivo casi exclusivo de los esfuerzos del profesorado y el alumnado. Este efecto está bien estudiado y comprobados sus efectos perniciosos sobre los sistemas educativos de muchos países, haciendo que muchos de ellos hayan abandonado los tests estandarizados por sistemas educativos más flexibles. El caso paradigmático es Finlandia, donde se está avanzando hacia una educación sin los esquemas rígidos de horarios, asignaturas y exámenes escritos que caracterizan al nuestro. Por eso, tal vez, y por el recuerdo que nuestros mayores tienen del antiguo sistema de reválidas escritas, fulminado por la Ley General de Educación de 1970, haya en la actualidad movimientos de resistencia a la prueba de esta semana. Así, asociaciones de padres y madres promueven que sus hijos no acudan al centro durante los días en que las pruebas se estén celebrando, tal y como se puede ver en la noticia que publica también hoy en su versión digital La Voz de Galicia: “Las ANPAS piden a las familias que no lleven a sus hijos al centro el día de la reválida“.

No hay duda de que el debate y la reflexión están servidas y que tanto los deberes como la necesidad de las reválidas continuarán llegando de forma intermitente a la primera plana de los periódicos como hoy lo hacen en La Voz de Galicia en esta semana de la primera reválida significativa establecida en la LOMCE para evaluar los resultados de toda la etapa de la educación primaria.