Archive for the ‘Sen categorizar’ Category

La alimentación en la prensa (IV)

martes, abril 28th, 2009

La alimentación en la prensa:(III)

martes, abril 28th, 2009

La alimentación en la prensa (II)

martes, abril 28th, 2009

Soraya adora comer chocolate

martes, marzo 31st, 2009

 

Nadie ha dicho que el chocolate fuese bueno pra la voz, pero a Soraya seguro que le dará mucha suerte el día de su actuación en Eurovisión. Que lo disfrutes!!! 29-03-2009. El País

“El aroma de aquello que perdí”

martes, marzo 24th, 2009

Juan Manuel de Prada en su artículo Chocolate de hacer afirma que “uno de los regalos más gratificantes que nos proporciona la lectura consiste en remover dentro de nosotros continentes dormidos de nuestra propia vida” que creíamos olvidados. Así la lectura de un poema de Eduardo Fraile le hace regresar a su infancia trayéndole el recuerdo del aroma de las chocolatadas que su madre hacía para deleite de los suyos.

  Y precisamente estas palabras de Prada  El aroma  de aquello que perdí  nos han dado pie para expresar nuestras vivencias,  en parte reales, en parte  imaginadas, sumergiéndonos de nuevo en el mundo de la niñez. Cliquear en Nuestros textos (parte superior de la página principal del blog) para leer los relatos.

Chocolate de hacer

martes, marzo 24th, 2009

Este texto de Juan Manuel de Prada nos ha dado pie para darle el título al blog. Lo que aquí se escriba queremos degustarlo del mismo modo que un buen chocolate recién hecho.

Uno de los regalos más gratificantes que nos proporciona la lectura consiste en remover dentro de nosotros continentes dormidos de nuestra propia vida, despertando el perfume de días que creíamos extintos, avivando el rescoldo de impresiones o sentimientos que yacían sepultados bajo la herrumbre de los días. Es como si, dando un paseo por el campo, nos tropezáramos, entorpecida por unas zarzas, con una puerta que, al abrirla, ensanchase el horizonte de nuestra propia alma. Así me ocurrió hace poco mientras leía un magnífico libro de poemas de Eduardo Fraile, La chica de la bolsa de peces de colores (Visor), donde, bajo una apariencia prosaica, el autor rescata episodios de su infancia a simple vista triviales que, enaltecidos por la luz de la memoria, cobran un valor precioso y vivifican el presente.

Uno de los poemas del libro se titula Filiberto González, y narra las visitas que a la casa familiar del autor hacía un chocolatero de Vezdemarbán, un pueblecito de la provincia de Zamora. Llegaba siempre vestido con escuetos trajes oscuros, desbordante de humanidad, y portaba una enorme maleta de madera en la que guardaba las tabletas de ‘chocolate elemental’ que él mismo elaboraba. Fraile evoca aquellos «lingotes oscuros y brillantes envueltos en papel blanco con letras verdes», que le traen «el aroma de aquello que perdí» y actúan como llaves de oro de la memoria. Mientras leía aquel poema dedicado al chocolatero Filiberto González, mi propia infancia se abalanzó sobre mí, como un ejército sigiloso, como una resurrección secreta. También a mi casa llegaba aquel chocolate de Vezdemarbán, presentado en tabletas gruesas, de apariencia un poco basta, a las que casi era imposible hincar el diente. Tenía una textura granulosa y un sabor primitivo en el que parecía contenerse, prieto como el granito, el aroma de los granos de cacao; un sabor que no se parecía en nada al sabor de los otros chocolates que por entonces se vendían, sometidos a mil procesos de refinamiento y adulterados con mil aditivos; un sabor aguerrido y ancestral que me hacía pensar que aquel chocolate de Vezdemarbán era elaborado con la fórmula originaria que los conquistadores españoles le habían robado a los aztecas. Era, desde luego, ‘chocolate para hacer’; y mi madre lo compraba para satisfacer el principal vicio (tal vez el único vicio) de mi abuelo, que era un devoto del chocolate con picatostes.

Leyendo el poema de Eduardo Fraile, recordé las chocolatadas irrepetibles de mi infancia, cuando mi madre tomaba una de aquellas tabletas de chocolate de Vezdemarbán y pacientemente la iba desmenuzando, arrancándole con un cuchillo virutas que luego arrojaba a la chocolatera, una vasija alta y panzuda bañada en porcelana, con un mango de madera, que previamente había llenado de leche (aunque para mi abuelo había que hacer el chocolate con agua, porque aborrecía la leche). Recordé a mi madre, sujetando con una mano la chocolatera por el mango, mientras con la otra empuñaba un cucharón, con el que removía la leche y las virutas de chocolate, hasta que la mezcla espesaba, sometida a fuego lento. Recordé que la casa se llenaba con aquel olor santo, nutritivo, frondoso como una promesa de beatitud que anticipara la beatitud eterna del paraíso; y recordé que, al olor del chocolate espesándose, no tardaba en sumarse el olor de las rebanadas de pan frito que crepitaban en la sartén, como lingotes de un sol churruscado y coruscante. Recordé el momento en que por fin mi madre nos convocaba a todos ante las jícaras humeantes y la fuente de picatostes espolvoreados de azúcar, que en un abrir y cerrar de ojos ya habíamos sumergido en el chocolate y llevado a la boca. Recordé el crujido cálido de los picatostes, que escondían dentro de sí el sabor de la ambrosía, y los berretes que el chocolate nos dejaba alrededor de los labios, como una sonrisa duplicada que tratábamos en vano de borrar, relamiéndonos. Recordé los ojos golosos, humedecidos de felicidad, de mi abuelo; recordé la algarabía de mi hermana, que se ponía como el chico del esquilador y dejaba el babero como un cuadro de Tàpies; recordé a mi padre rebañando la jícara hasta no dejar en ella ni traza de chocolate. Y recordé, sobre todo recordé, a mi hermosa y abnegada madre, todavía sudorosa y congestionada por los calores que había sufrido mientras preparaba la chocolatada, copiándose feliz en cada uno de nuestros rostros, orgullosa de habernos traído el paraíso a la cocina, orgullosa de tenernos a su lado, sin pedir nada a cambio. Y, al recordarla, se ensanchó el horizonte de mi alma.

Autor: Juan Manuel de Prada para XLSemanal (8-febrero-2009)
Véanse los comentarios a este artículo en los blogs de los compañeros de 2ºESO:Mis memorias literarias
Buen provecho!!!!!

Cómo gestionar las categorías

martes, marzo 24th, 2009

El componente del blog categorías es importantísimo para organizar los contenidos.

Siguiendo a FELIPE ZAYAS estableceremos las siguientes:

 

·         Citas literarias: referidas al mundo de la gastronomía y la alimentación. Cada  entrada o post puede estar encabezada con una cita.

·         Proyecto interdisciplinar: se incluirán noticias de prensa sobre alimentación (que se clasificarán según el aspecto tratado: nutrición, trastornos alimenticios, gastronomía, cocina, fiestas gastronómicas, publicidad…),  Análisis y comentario de las mismas.

·         Mis lecturas: comentar aspectos relacionados con los hábitos alimenticios, culinarios, fiestas gastronómicas… que estén presentes en los los libros que se están leyendo y hablar de la experiencia como lector.

·         Mis escritos: mostrar los textos  de creación propia relacionados con el tema (relatos, poemas, acrósticos…)

·         Mis imágenes, vídeos y música: selección de fotografías, obras de arte , vídeos o música que reflejen el ámbito gastronómico.

·         Hablan los expertos: entrevistas  a personas del entorno próximo que permitan complementar, profundizar o aclarar algún aspecto relevante acerca del tema que nos ocupa.

 

Pautas para escribir en el blog

martes, marzo 24th, 2009

Debes tener en cuenta:

1. El objetivo y la temática del blog. Chocolate de hacer nace con la intención de recoger, analizar y comentar noticias de la prensa relacionadas con la alimentación y gastronomía  dentro del marco del proyecto interdisciplinar 2008-09 del IES de Sanxenxo.

2. Los posibles lectores del blog. Saber que estás en la blogosfera y que cualquier persona, de cualquier edad puede leer lo que escribes, por ello siempre hay que  adoptar un tono apropiado. 

3. Las opiniones. Escribe acerca de aquello que conoces y arguméntalo aportando razones a favor o en contra, aspectos positivos o negativos, contrástalo o compáralo con el tema de una película que hayas visto, o  un libro que hayas leído, o bien  una experiencia personal que hayas tenido al respeto. Una bitácora es un lugar para poder exponer tus opiniones. Cuanto más te impliques en los temas, más interesante será tu escritura. 

 

 

 

4. Construir tu credibilidad. Esfuérzate por ser sincero. Respeta a tus lectores y a tus colegas blogueros. En Internet, tus palabras pueden permanecer para siempre.

5. Las fuentes. La Web permite una transparencia que ningún otro medio puede igualar. Debes citar y enlazar tus fuentes. Cuando enlazas a un artículo de otro bloguer, das acceso a tus lectores a las fuentes primarias, permitiéndoles realizar juicios documentados.


6. Otras bitácoras. Tus lectores pueden agradecer que les presentes aquellas bitácoras que más disfrutas leyendo. La Web es un medio democrático y los blogueros amplifican las voces de cada uno cuando se enlazan entre sí. Si enlazas generosamente a otras bitácoras, extiendes las bases de la red de información y contactos sociales que estamos creando juntos en la Web.

7. La actualización del blog. Actualiza con frecuencia. Los lectores interesados regresarán a tu blog si encuentran algo nuevo. No necesitas actualizar diariamente, pero procura publicar una vez a la semana.


Texto adaptado de: Rebecca bloodpara el welt am sonntag
Versión española de José Luis Orihuela

Bienvenido@s al mundo de la blogosfera!

COMENZAMOS!!!!